Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La reina de belleza que fue a confesarse con un sacerdote y terminó asesinada 

Irene Garza era una reina de belleza muy creyente; un día, a los 25 años decidió confesarse con el sacerdote de la Iglesia del Sagrado Corazón en la población de McAllen en Texas, Estados Unidos.

Acudió a la iglesia para escuchar la misa y fue vista por varios feligreses alrededor de las 7:00 p.m. Sin embargo, no regresó a su casa a dormir y sus padres decidieron ir a la comisaría para reportar la desaparición de su hija.

El último en verla con vida fue el sacerdote John Bernard Feit, quien estaba destinado temporalmente en la iglesia y tenía 27 años. Pero él dijo no saber nada de ella.

Irene Garza. Foto cortesía

Su muerte se registró el 16 de abril de 1960. Tras una intensa búsqueda, se encontró su cartera negra tirada en un terreno y su zapato, lo que provocó miedo en su familia. Días después fue hallado el cuerpo de Irene en un canal de irrigación por un hombre llamado W. Arnold.

"Primero pensé que era un saco flotando, luego me di cuenta de que era el cadáver de una joven", dijo.

Los detectives notaron que la blusa que llevaba Irene estaba desabrochada y faltaba su ropa interior. Los resultados de la autopsia fueron contundentes: había sido golpeada con un objeto afilado, abusada sexualmente antes de morir y había fallecido por sofocación.

Por su belleza, Garza fue elegida Miss Sur de Texas en 1958; pero además era maestra de segundo grado en una escuela primaria. Muchas veces, utilizaba su propio salario para comprar cosas que los niños requerían y no podían pagar.

EL CRIMEN DE LA REINA DE BELLEZA POR UN SACERDOTE

Dos semanas después, los investigadores hallaron en el lecho del río un aparato verde que resultó ser del sacerdote John Feit por lo que fue interrogado en varias oportunidades y dio diferentes versiones sobre aquella noche.

La primera vez dijo que ni siquiera la había confesado. Luego, cambió de idea y aceptó que sí lo había hecho, pero que no había sido en el confesionario, reseñó Infobae.

El padre O’Brien, quien trabajaba en esa iglesia, sostuvo que había observado a Feit con varias heridas y arañazos luego de la noche en la que Irene desapareció.

Sacerdote John Bernard Feit. Foto cortesía

La versión de Feit fue que las heridas se las hizo cuando se había quedado fuera de la residencia; y había tenido que entrar trepando el cerco y la pared para acceder hasta el segundo piso del edificio.

El clérigo admitió al final haberla confesado en la rectoría, más específicamente en la casa del párroco, pero se mantuvo firme en que no sabía nada más.

OTRA ACUSACIÓN CONTRA EL SACERDOTE

María América Guerra, una estudiante de 20 años, denunció ante la policía que Feit la había atacado unos veinte días antes de la muerte de Irene.

Destacó que el sacerdote la había sorprendido por la espalda en una iglesia cercana y le había tapado la boca con un pañuelo. Luego la tiró al piso, pero ella lo mordió tan fuerte en los dedos y tuvo la oportunidad de huir.

El cura fue arrestado y acusado del intento de violación de Guerra; pero el fiscal consideró que las pruebas eran demasiado débiles para una condena.

En 1970, Feit dejó los hábitos. Se casó, tuvo tres hijos y nietosTrabajó siempre al amparo de la Iglesia, en distintas organizaciones de caridad.

La investigación sobre el asesinato de Irene estuvo estancada hasta el año 2002 cuando el jefe de policía de McAllen, Víctor Rodríguez, reabrió el caso y apareció el testigo estrella: el monje de Oklahoma, Dale Tacheny.

Este es el momento cuando retiran el cuerpo de Irene Garza. Foto cortesía

Contó que en 1960 le habían encomendado en el monasterio aconsejar a un joven cura que quería convertirse en monje. Este cura le confesó que había atacado a una mujer y la había matado. La historia concordaba con la historia de Irene.

Según los relatos de Tacheny; luego de la confesión de la joven en la rectoría, Feit la llevó por la fuerza al sótano. El lugar tenía paredes muy gruesas y era imposible que algo se escuchara desde afuera. La ató, la amordazó, manoseó sus senos, la asaltó sexualmente y la dejó allí.

Luego de atender sus actividades religiosas, volvió y trasladó a Irene hasta la casa pastoral. La llevó al baño y la hizo meterse en la bañadera. La dejó amordazada y le envolvió la cabeza en un plástico. Cuando volvió, ya estaba muerta por lo que tiró el cuerpo en un canal de irrigación.

ARRESTADO Y CONDENADO 

En febrero de 2016, Feit con 83 años fue arrestado en su casa de Scottsdale, Arizona, por la muerte de Irene y extraditado al estado de Texas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EN COLOMBIA | VENEZOLANA EMBARAZADA MURIÓ EN UNA RIÑA, LE GOLPEARON LA CABEZA CON UNA BOTELLA 

El 7 de diciembre de 2017, con 85 años, fue declarado culpable por su asesinato y condenado a cadena perpetua. Estuvo preso poco más de dos años y murió en febrero de 2020, a los 87.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados