Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Esta es la macabra historia de "la isla de los fantasmas": Crímenes atroces y horribles experimentos

Poveglia es una pequeña isla situada entre Venecia y Lido, al norte de Italia. Un pequeño canal la divide en dos partes y los mismos venecianos la conocen popularmente como "la isla de los fantasmas" o la "isla sin retorno". Es que su macabro pasado marcó para siempre la historia de un lugar que fue utilizado para todo tipo de atrocidades.

Su oscuro pasado volvió a ganar popularidad con la reciente visita de dos británicos que recorrieron esta pequeña ex ciudad que hoy luce vacía en sus 345 metros de largo y 335 de ancho. Los turistas compartieron un video que se viralizó en las redes sociales en el que se muestra el recorrido por las calles abandonadas.

Las imágenes también muestran los edificios abandonados en descomposición, un cementerio masivo y artículos, incluidas camas y baños viejos. Y se ve a los hombres escurrirse por los pasillos de un antiguo hospital psiquiátrico, donde supuestamente se llevaron a cabo experimentos horribles, incluidas lobotomías, en la década de 1920.

La vida en esta isla olvidada en el tiempo comenzó a volverse oscura cuando se la designó como una estación de aislamiento y cuarentena para personas afectadas por la Peste negra.

En el siglo XIV, Europa sufrió una gran plaga de peste bubónica, siendo Venecia un gran foco de infección debido a las rutas comerciales. Esta enfermedad terminó con poco más de un tercio de la población mundial. La muerte acechaba en cada esquina y muchas ciudades europeas, encontraron serias dificultades para almacenar tal cantidad de cadáveres.

Entonces fue cuando la isla de Poveglia se vio con otros ojos. Según cuenta la leyenda, todo aquel que mostrara tener el más mínimo síntoma de Peste Negra era enviado con carácter obligatorio a la isla. También se utilizó como cementerio masivo donde se cree que se quemaron unas 160.000 víctimas para detener la propagación de la enfermedad.

La isla mantuvo las funciones de estación de cuarentena marítima durante el siglo XIX y hasta el segundo período de posguerra. Posteriormente, los edificios se utilizaron en parte como una casa de convalecencia geriátrica, pero desde 1968 también este uso se abandonó y la isla se cedió en propiedad al estado.

Desde esa época la isla hubo varios proyectos de recuperación para que vuelva a crecer la vida en aquella isla de pasado siniestro, pero nunca se han llegado a implementar.

Matt Nadin, un vendedor de Sheffield (Gran Bretaña) de 40 años, publicó las imágenes en su canal de You Tube, Finders Beepers History Seekers, donde se dedica a explorar lugares de interés históricos y abandonados con su compañero Andy Thompson (54). En su recorrida viral también relataron algunos de los mitos de la isla. Como el del médico que participó en experimentos en el hospital y tras enloquecer se suicidó arrojándose desde el campanario.

En su expedición por la ciudad abandonada encontraron varios contenedores grandes que, según estiman, pueden haber sido utilizados para quemar cadáveres.

"Fue realmente, inquietante. Se notaba que incluso el taxista que nos acompañó estaba asustado, no solo de que pudiera aparecer la policía sino del lugar en sí. No podríamos escapar lo suficientemente rápido si pasaba algo. La isla está tan llena de historia oscura y macabra, muchísima gente murió allí y realmente cuando estás allí te haces una idea de los horrores que sucedieron mientras caminas sus calles", relató Matt a la prensa británica.

La recorrida impacta porque se ven cosas siniestras: "Quemaron todos los cuerpos y los dejaron donde tirados por ahí. La isla nunca ha sido despejada adecuadamente ni nada por el estilo, así que todo luce como si lo acabaran de dejar allí".

Según relataron los hombres, una vez que la peste dominó a la ciudad, la isla "se convirtió en un manicomio". La gente que fue trasladada allí como una suerte de campo de aislamiento para tenerlos en cuarentena y apartarlos de la sociedad, fue utilizada como "conejillos de indias" para hacer experimentos con ellos. "Cosas horribles, horribles", añade el youtuber.

Sobre su visita al hospital, indicó: "Mientras estábamos allí, escuchamos el sonido de una campana y eso fue bastante espeluznante, eso realmente me asustó un poco. Fue como un presagio o algo así. Todo el lugar era realmente extraño y espeluznante, aunque se podía ver por las baldosas y los arcos que originalmente habría sido un edificio hermoso".

De alguna manera esta isla tiene similitudes con Chernobyl: "Se podía ver que casi nadie había puesto un pie allí durante años porque no hay graffitis ni nada, todo es decadencia natural. La naturaleza realmente se ha apoderado y era realmente típico de una película de terror con todas las enredaderas".

"Definitivamente una experiencia que no olvidaré rápidamente", completó el hombre .

Fuente: Clarín

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados