Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Una historia de amor en Dubái en la era digital

En la era de lo digital, las Redes Sociales continúan ganando terreno. Durante este 2020, fue la industria literaria la que se adaptó al espacio 2.0, transformando Instagram en una librería virtual.

Así fue como Rosario Oyhanarte, logró fusionar su pasión por la escritura con el nuevo hábito de los usuarios por la lectura online.

“Me llegan muchas historias de amor internacionales y a distancia. Me encanta contarlas y transmitirle a los lectores que para el amor no hay límites y para contarlas, tampoco”, relata la escritora hablando de su formato de lectura por posteos en Instagram.

A continuación, la historia más leída en la cuenta de la escritora durante la pandemia.

Un amor sin límites y a distancia

Romi nació en la Ciudad de Córdoba, en Argentina. Era una chica normal, familiera, se llevaba muy bien con su novio y era trabajadora. Quienes la veían de afuera podrían pensar que tenía lo que se entiende como “la vida resuelta”.

Sin embargo, algo en ella no estaba bien.

Después de mucho trabajo interior descubrió que le faltaba reconectarse con uno de sus grandes sueños: viajar. Así, se animó a dejar su carrera y apostar a ser azafata.

“¿Ahora con qué vas a soñar? Se cumplió el sueño de tu vida”, le preguntó una amiga cuando le confirmaron su puesto en la aerolínea Emirates. Romi se rio pero en su interior se dijo: “Todavía me falta algo más”.

A los 28 años se mudó a Dubái por trabajo y dejó atrás su vida en Córdoba, incluyendo al novio. Desde el vamos, amó la multiculturalidad del país, conocer gente nueva y las luces de los Emiratos.

“Estaba deslumbrada por el lujo, por cómo todo funciona a la perfección; conociendo el mundo, diferentes tradiciones. Dormía en hoteles cinco estrellas… Pero luego pasó la novedad y empezó a pesar la "extrañitis".

Comenzaron a hacerme falta mis amigas de toda la vida, mi vieja y sobrinos”, relata Romi. “Me chocaba que las relaciones fueran tan superficiales y perderme casamientos, cumpleaños, entierros y baby showers”.

La historia de Brian es diferente. Él es licenciado en Marketing Digital. Trabajaba en Dublín, donde vivía con su novia, hasta que un día recibió una oferta en Linkedin para irse a vivir a Qatar.

Aceptó el trabajo, viajó con su ex y al final se trasladaron a Dubái. Ella lo acompañó un par de meses, pero no conseguía trabajo, no le gustaba el lugar, decidió volver y le dio un últimatum. Brian no lo tomó.

Una noche de julio, en que Ramadán ya había terminado y hacía 37 grados, los destinos de los protagonistas se cruzarían en un bar, cuando un amigo de él se acercó a hablarles a dos argentinas en la barra, clickearon de inmediato e invitaron al resto del grupo a sumarse.

Esa noche fue amor a primera vista, pero no hubo intercambio de teléfonos ni de redes sociales. Sin embargo, Romi sí le había dado el teléfono a un amigo de Brian, quien no perdió el tiempo en escribirle al día siguiente.

Ella justo estaba volando, con el teléfono apagado, pero apenas aterrizó y le llegó la notificación de mensaje, le contestó.

Algo le había llamado la atención del irlandés con ojos claros… La primera salida fue en grupo, a cenar, y después se fueron a tomar algo al departamento de Brian, “que me terminó de conquistar cuando se puso a cantar y tocar la guitarra. Yo sentía que estábamos en "PS, I LOVE YOU" y que él era mi Gerard Butler”, admite Romi.

Desde entonces, nunca más dejaron de hablar.

Llegó el noviazgo. Fueron tres años de compañía y muchos viajes: “Beneficios de ser azafata, ¡tengo pasajes baratos a lugares increíbles”, ríe Romina.

Tiempo después, ella decidió volver a Córdoba; extrañaba mucho a sus afectos y su madre estaba enferma.

Después de unos meses separados, Brian vio que no podía vivir sin Romi, dejó todo y se mudó a la Argentina, para empezar de cero, pero de la mano de su novia.

La madre de Romi falleció dos semanas después de la llegada de Brian, como si lo hubiera estado esperando para que su hija tuviera con quien transitar tanto dolor.

Pasaron los meses, Brian consiguió un trabajo que le encantaba (¡y en inglés!) y la pareja se fue a pasar Navidad a Irlanda.

Un día, después de almorzar, con el telón de una Dublín nevada, Brian sacó un anillo en medio de un restaurante y le preguntó a Romi: "¿Querés casarte conmigo?".

Su novia aceptó, y hoy esperan poder concretar ese sueño, que se pospuso a raíz de la pandemia. Tienen la esperanza de casarse en mayo y que sus amigos y familia puedan viajar desde diferentes países para acompañarnos en lo que será el día más feliz de sus vidas.

Nada en esta vida sucede por casualidad y encontrarnos estaba en nuestros destinos, porque si pienso en todas las cosas que tuvieron que pasar en mi vida, y en la suya (¡desde que nacimos!) para habernos encontrado esa noche en aquel bar de Dubái, las probabilidades seguramente dan una en mil billones. Brindo por el hilo rojo que me unió con Brian, y brindo por el de los lectores que leyeron nuestra historia y ansían encontrar el suyo también”, concluye Romi.

Rosario Oyhanarte es Licenciada en Letras. Creó su cuenta @rosiestips en el 2017 con la idea de dar consejos literarios, de viajes y belleza. Sin embargo, descubrió el fuerte interés de los lectores por las “crónicas de amor”. Este mes, además, publicará “Blossom: Historias para enamorarte”, una recopilación de sus mejores historias de amor.

Fuente: Clarín

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados