Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Venezolano en Colombia: “No todos somos malos”

En 2018,  el venezolano Marcos Amador llegó a Cúcuta por la grave crisis del país, se vino en busca de un mejor futuro para sus hijos y su familia. Era chofer de oficio, pero este hombre de 44 años encontró en Colombia la oportunidad de construir un hogar de paso para sus compatriotas en Cali.

Marcos asistió al Encuentro Nacional de Periodistas que se realizó la semana pasada en esa ciudad del vecino país, donde se encontraba sentado y conteniéndose para no llorar, pero a pesar de estar corto de palabras, logró expresar ante el púbico su deseo más grande. “Acá en Colombia nos han brindado mucha ayuda. Pero entiéndanme, solo quiero regresar por un abrazo de mi madre. Es lo que más deseo”, dijo.

En el evento se encontraban algunos compatriotas de Amador, invitados por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y Agencia Pandi, señaló el portal web La opinión.

“Llegué el 16 de octubre a Cúcuta. Fue fuerte. Me vine con mis dos hijos de 18 y 21 años. Pasamos por una trocha de La Parada (Villa del Rosario), por no tener permiso migratorio. Cuando llegamos, nos pusimos de acuerdo con unos amigos para ir a pie hasta Bucaramanga”, relató.

Marcos caminó siete días con sus hijos y sus amigos. “Sobrevivimos al frío”, dijo refiriéndose al páramo de Berlín, paso obligado entre Cúcuta y Bucaramanga. Pero este extranjero no solo tuvo que lidiar contra el clima y el hambre, apenas pisó Cali, sintió el rechazo de varias personas.

“No tenía ni 20 minutos de haber llegado a Cali, cuando un taxista me gritó ‘devuélvase pa’ su país, par de malandros (ladrones)’. Iba con mis dos hijos y solo nos miramos impotentes”, contó.

Y aseguró que no todos sus compatriotas son malos: “Me ha tocado reciclar, limpiar, pintar. Los que de verdad necesitamos, no le vamos a lo malo. Yo solo le digo a mi gente: no desmayen, sigan adelante, la cosa no es fácil pero tampoco imposible. Hay muchas ayudas y gente buena”.

Su ayuda para otros

Tras dos meses de estar en Cali y en el momento, en que pensó desfallecer y empezar a retornar, fue cuando este venezolano encontró una salida que lo tiene hoy en la capital del Valle.

“Era diciembre de 2018, mis hijos ya se habían regresado para acompañar a su mamá y yo estaba indeciso. Cuando finalmente empecé a caminar de regreso, un señor se me presentó en el camino, y me prometió que me iba a dar trabajo en una finca, pero hasta hoy lo estoy esperando, sin embargo, solo le agradezco a Dios habérmelo encontrado porque eso hizo que me quedara en Cali”, contó.

Tiempo después, Marcos terminó ayudando a construir la casa de paso para venezolanos, que levantó la arquidiócesis de Cali, donde hasta hoy, allí recibe alimento y estadía; además contribuye con los quehaceres del lugar.

La sensibilización de los medios internacionales

Tras el encuentro de 19 comunicadores de distintas partes del país, la Agencia Pandi, Acnur y Unicef se le midieron a formar y sensibilizar a diferentes periodistas del país en el abordaje asertivo del fenómeno de la migración de personas venezolanas en Colombia y brindarles las herramientas idóneas que les permita investigar y desarrollar estos temas.

Para Ximena Norato, directora de Pandi, la xenofobia, que es el miedo al extranjero, debe dejar de preocupar y poner la mirada en lo que realmente importa.

“Creo que debemos tenerle miedo a que en los países no se garantizan los derechos, incluso para los nacionales; preguntarnos en dónde se pierde el dinero del país, porque no creo que el dinero de Colombia se esté perdiendo en los migrantes, la situación en el país, antes de la llegada masiva de venezolanos, no era de un bienestar social integral”, dijo Norato.

 

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados