Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Calidad de vida para los venezolanos

Por Stalin González

A los venezolanos nos ha tocado enfrentar tiempos difíciles. Nuestro amado país se encuentra en ruinas por culpa de un grupo de corruptos que se aferran al poder mediante la violencia y el miedo. Poco o nada le importa al régimen la destrucción y sufrimiento que causan a su paso, mientras que con mentiras tratan a diario de ocultar la terrible emergencia humanitaria que ocasionaron.

Con su pésima administración, endeudaron al país y agotaron nuestras reservas internacionales, además de destruir la producción de PDVSA. Venezuela es el país más pobre de América, a la gran mayoría no les alcanza para comer.

La desigualdad creció exponencialmente, la clase media desapareció, hay un grupo bien pequeño de personas con dinero y el resto sobrevive al día, la semana o al mes, dependiendo de los ingresos y las ayudas que perciba, porque los salarios fueron pulverizados por la inflación. ¿Cómo vive un jubilado si la pensión no alcanza ni para comprar un kilo de queso? ¿Cómo paga las medicinas si la pensión no cubre ni la más económica de ellas?

Esta situación explica por qué el 79,3% de la gente no tiene cómo cubrir la canasta de alimentos y que al menos uno de cada cuatro hogares, presente inseguridad alimentaria severa. Gran parte de la población come tan solo una o dos veces al día. En algunos hogares los padres o abuelos dejan de consumir alimentos para que los niños puedan comer.

Leer sobre la situación nutricional de los menores de cinco años es descorazonador, ya que, de acuerdo con el indicador peso-edad, alrededor de 21% de ellos se encuentra en riesgo de desnutrición y 8% está desnutrido, un nivel que se distancia considerablemente del registro en Colombia (3,4%), Perú (3,2%) o Chile (0,5%). La caja CLAP solo trae alimentos para menos de una semana y los bonos que otorgan son insuficientes. El régimen nos empobreció a todos y ahora nos otorga migajas para salir en televisión hablando de ayudas al pueblo.

La situación con los servicios básicos no es muy distinta, por el contrario, es sumamente precaria. Sectores en diversas regiones del país afrontan fallas diariamente, mientras que en otros lugares pueden durar semanas sin agua, electricidad o internet. No fueron iguanas quienes causaron este desastre, tampoco ataques electromagnéticos de ciencia ficción. Aquí reina una realidad y es que muchos prefirieron enriquecer sus bolsillos antes de invertir dinero en las infraestructuras nacionales.

Pero a pesar de todo esto, los ciudadanos de este país no creemos sus trampas ni toleramos sus excusas. No existe una guerra económica contra Venezuela ni tampoco hay saboteos planeados desde otros países. Hoy más que nunca tenemos motivos para exigir un cambio político que sí nos dé garantías y calidad de vida.

Siempre debemos tener presente que la lucha por la democracia y la libertad nunca será una causa perdida. Puede parecer que enfrentamos a un enemigo invencible, pero no olvidemos que, cada protesta, cada espacio que ocupamos, cada denuncia y exigencia que hacemos contra las injusticias es un acto de presión que hace temblar los cimientos del régimen.

No podemos rendirnos en nuestro camino por el cambio político que anhelamos. Merecemos alcanzar nuestra libertad y muy pronto viviremos en un país donde se respete el Estado de Derecho y los derechos fundamentales de todos, para poder gozar de calidad de vida, sin miedo a pensar distinto.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x