Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los perjuicios de la duda disidente

Por Amos Smith 

Es parte de nuestra humanidad ser poseído por el espíritu de un mánager o un director técnico siempre dispuesto a condenar a la crucifixión al redentor de turno. Esta era de la informática y las redes sociales definitivamente han sido generosos con esos quince minutos efímeros de fama para los seres anónimos que pregonaba Andy Warhol.

En la película Poder que mata (Network), el presentador de un noticiero de televisión ante la caída de su audiencia, anuncia su suicidio y su rating crece con el sadismo de los televidentes. Aquí cuando un Estado pierde su popularidad se inventa atentados y actos terroristas en su contra y es hasta capaz de fabricarse su propia disidencia como un traje hecho a la medida sin distancia ni categoría.

Un Estado que se atreve a cambiar nuestra historia y nuestros propios valores para beneficiarse sin remordimiento alguno, dónde ahora resulta que nuestro Libertador era socialista y no lo sabía, que el Catire Páez después de liderar a los lanceros de Apure, traicionó la Gran Colombia y recibió su merecido con su expulsión de los billetes de 20; 2000; 20,000 y 200,000 de las sucesivas devaluaciones obsequiadas seguramente por los bloqueos imperiales, que Ezequiel Zamora iniciaría una revolución pero fue asesinado en los estertores de la guerra federal, que las letras de las canciones de Alí Primera eran algo así como las cuartetas poéticas de las profecías de Nostradamus para esta ingesta del siglo 21 y dele.

Pero apartando la propuesta del hombre nuevo parido en revolución que se asemeja a esos franskenteins como el Koki, Wilexis y el Vampi, de este lado de la acera hemos visto toda una amargura y una conflictividad interna para salir de un modelo atrasado, corrompido y profundamente ineficiente, pero muy efectivo y eficiente en eso de mantenerse en el poder, amargándole la vida hasta a su propia fanaticada ha gestado por generación espontánea, aquella teoría obsoleta de la aparición de la vida en las materias orgánicas e inorgánicas basada en la observación defendida en la antigüedad por Aristóteles y luego refrendada por gente con la altura y gravedad de Descartes, Francis Bacon e Isaac Newton (perdonen este extravío en mi biología de sexto grado). Anywhere el nacimiento de una disidencia que para escribirlo en término maracucho, no creen ni en su madre.

Alguien que como ese prototipo de disidente inconforme in live since Madrid como García Banch que se ha encargado de difundir que solo bastaba una simple llamada telefónica a la Casa Blanca para en cuestión de horas tener al portaviones USS Geral R. Ford frente al Puerto de La Guaira listo para arrasar con esta gente miserable y maluca que no quiere soltar el coroto ni dejar de jodernos la vida. Sepan que los gringos lo deciden todo por su cuenta y conveniencia y esa no va a menos de algún evento extraordinario, pero muy extraordinario.

Créanme que el daño patrimonial a la moral y luces de este país es incuantificable. Pero lo peor de todo ha sido la siembra del resentimiento, la incertidumbre y la frustración, cuya cosecha ha sido capaz de quebrar los espíritus más fuertes y hacer reinar una duda permanente en cualquier intento de restablecer la cordura nacional.

Digo esto a propósito de las burlitas que leo en las redes sociales sobre las persecuciones y detenciones a miembros de la oposición promotora de un nuevo diálogo. ¿A dónde se nos han ido los valores de un pueblo con vocación libertadora? Por estos días el pueblo cubano trata de sacudirse un yugo de más de sesenta años y aquí nos matamos como chacumbele con una repartición equitativa de las culpas. ¿Cuándo nos volvimos unos incrédulos sobre los que intentan algo? Nosotros mismos, cuando dejamos solos y quedamos solos frente a un objetivo común.

Que la oscurana de estos tiempos no te vuelva un ciego que te suma a las víctimas de una máxima del imperio romano, adoptada por la desmemoria protagónica. Divide y vencerás.  Nosotros somos mucho más. Estoy seguro de eso. Lo vamos a entender en algún momento y ese día veremos cómo amanece a pesar ustedes, los que creen que el sol tiene que pedirles permiso para salir. Nada es para siempre y los cuerpos que no hay ninguno que resista tan siquiera un siglo lo saben. Mi corazón terco lo sabe, lo cree y no se rinde. Porque hay que ser lo que eres, lo que sientes y lo que quieres.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x