Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Estado. ¿En qué hemos fallido?

Por Amos Smith 

Desde los tiempos del descubrimiento, el encuentro de dos mundos, la resistencia indígena o como les dé la gana de llamar, este país provisional siempre ha encontrado a algún culpable de nuestra desgracia nacional.

Desde el negocito original de la conquista. De cambiarle por espejitos el oro a nuestros pueblos originarios hasta los enemigos imaginarios sustitutos de los amigos invisibles de Arturo Uslar Pietri en estos novedosos tiempos de lanzas coloradas.

Hemos pasado del Estado del disimulo brillantemente descrito por José Ignacio Cabrujas con aquello de una ley en términos afrancesados que disimulan la genuina intención de un “como me da la gana” de la autocracia de turno hasta el Estado múltiple de hoy que ha dejado de lado el disimulo, ha exagerado ilimitadamente el “me da la gana” y es hoy en día un Estado por tiempo indefinido e indefinible, un Estado de confusión, de incertidumbre, pacífico pero armado. Un Estado fallido.

Un Estado fallido con el toque de un rey Midas antónimo. Altamente eficiente en ser ineficiente (fuera de mi inspiración de Arjona).

Por supuesto que está involución del siglo XXI haciendo uso de una retórica tipo fitness con explicaciones inverosímiles como que irse del país está de moda y hay una política para fortalecer el turismo internacional o que aquí sobra tanta comida que hasta en las bolsas de basura se encuentra de sobra.

La realidad es que vivimos en un Estado de fallas. En los servicios públicos, en la salud, en la educación, en la economía, en el poder adquisitivo, en la rancherización de nuestra industria petrolera, en fin, en la posibilidad de tener una vida normal.

Hemos sufrido el surgimiento de una vida productiva paralela, inspirada en las necesidades de las mayorías. La transformación de los defectos en virtudes.

Porque en el cambalache nacional, nada puede describirlo mejor que ese tango de Enrique Santos Discépolos y que nos canta Joan Manuel Serrat.

Pero que esta ingesta del siglo XXI.

“Es un despliegue de maldad insolente. Ya no hay quién lo niegue. Vivimos revolcaos en un merengue y en el mismo lodo todos manoseados. Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, pretencioso, estafador. Todo es igual, nada es mejor. Lo mismo un burro que un gran profesor. Que falta de respeto, que atropello a la razón. Cualquiera es un señor, cualquiera un ladrón”.

Cuando esta gente maluca promete prosperidad y retornar a la normalidad que ellos mismos destruyeron, me acuerdo de Atila, el Rey de los Hunos, que por el siglo quinto a fuerza de terror gobernó el mayor imperio europeo de su tiempo. Él decía: “Donde pisa mi caballo no vuelve a crecer la hierba”.

Para recuperar este país hacen falta unos cien mil millones de dólares para restablecer y modernizar los servicios públicos e invertir en la recuperación de la industria petrolera. El problema es que ese dinero lo puede generar la confianza. Aquí hoy con esta corrupción política e ineficiencia judicial no hay trasero con el que se siente la cucaracha. Es como ver a Atila de jardinero regando donde pasó su caballo.

Recuerdo que en mi infancia paraguanera, gracias a la monjita española directora del coro de la iglesia Coromoto, donde tocaba la tambora, me tocó debutar como actor una Semana Santa en una obra sobre la muerte y pasión de Jesucristo. Yo era el judío tres y mi parlamento frente al Cristo moribundo en la cruz era. “¿Si eres el rey de los judíos, por qué no te salvas?

Al llegar al momento de la escena con Cristo agonizando y todos nerviosos, un largo silencio de los judíos uno y dos me obligaron a adelantar mi intervención y me salió desde el alma con todo mi miedo y mi ánimo resucitado. “¿Si eres el rey de los jodios, por qué no te salvas?

Nunca más toqué la tambora en el coro de la iglesia por mi fallido actoral.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x