Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Estrés = ¡A menos neuronas nuevas!

Por María Laura García

La verdad, no sé si lo sabían, pero el estrés afecta la producción de neuronas nuevas, perjudicando de esta forma el aprendizaje en nosotros los adultos. En artículos anteriores ya les había comentado que, aunque no lo imagináramos, aun estando grandes seguíamos produciendo nuevas conexiones neuronales.

De hecho, hasta finales del siglo pasado, se creía que en la adultez el crecimiento neuronal había finalizado y que la muerte de las células cerebrales era la causa de la disminución de las habilidades cognitivas al envejecer, pero, gracias a Dios, los descubrimientos recientes son más alentadores.

Estrés es sinónimo de nuevas neuronas…

La producción de nuevas células en el sistema nervioso central, se denomina neurogénesis y dicho proceso favorece la cognición representada en el aprendizaje y memorización.

Por tanto, el estrés es un fenómeno psicosocial que afecta enormemente la salud mental y orgánica en nosotros los seres humanos.

¿Dónde crecen o se producen nuevas células cerebrales?

El crecimiento celular del sistema nervioso central adulto tiene lugar en una parte del cerebro llamada hipocampo. Dicha estructura participa en los procesos de la memoria y el aprendizaje temporal de tareas complejas. A su vez, se involucra con el manejo de las emociones, por lo que es sensible a la experiencia y lo aprendido.

Los especialistas han determinado preliminarmente que la producción de nuevas neuronas se inhibe ante la tensión, la ansiedad y el estrés prolongado o crónico, es decir, el que no se controla de ninguna manera. Por su parte, el estrés moderado puede promover su producción.

¿Cómo evitar el efecto negativo del estrés sobre nuestro cerebro?

Los investigadores o expertos insisten en la adopción de 4 hábitos que pueden potenciar la neurogénesis y que, por tanto, podrían reducir los riesgos de padecer demencia senil, al igual que otras enfermedades degenerativas de las funciones cerebrales como la memoria, entre ellas, el Alzheimer.

Los buenos hábitos son:

  • Procurarnos una dieta hipocalórica. Comer diariamente un mínimo porcentaje de grasa necesario, puede favorecer el crecimiento de nuevas neuronas. Igualmente, consumir alimentos ricos en Omega 3 como los pescados y fitonutrientes o vegetales de diversos colores, estimulan al cerebro.
  • Realizar ejercicio aeróbico moderado. Uno de los factores que frena la neurogénesis, e incluso, puede encoger el hipocampo es la depresión. Por consiguiente, la actividad física no solo te mantiene en forma orgánicamente, sino que es capaz de segregar endorfinas que alejan la tristeza y la distimia de nuestra vida.
  • La meditación. Para mí, aunque no lo crean, es el hábito más difícil de adoptar, pero para meditar solo se necesita poner nuestra mente en blanco por 10 minutos al día, solo eso, y a mí me cuesta. De que se puede, se puede, la cuestión es proponérselo. Esta desconexión del mundo exterior provoca cambios neuroquímicos en el cerebro que reducen el estrés de forma efectiva y, por lo tanto, favorece la regeneración de neuronas.
  • Buscar mantenerse motivados y con ganas de accionar, de aprender. Esta condición o estado psicológico es la “gemela buena” del estrés, puesto que activa los mismos mecanismos de alerta del cuerpo, pero desde un punto de vista gratificante. Por eso, los expertos en salud mental, recomiendan brindarle al cerebro experiencias que le permitan estimular y ampliar sus límites como, por ejemplo, mantener la mente activa en ambientes estimulantes, realizar ejercicios mentales, juegos de memoria, aprender nuevos idiomas, practicar actividades de coordinación como la cocina, el baile o el yoga. También ponerse nuevas metas y mantenerse en continuo aprendizaje.

Finalmente …

La neurogénesis tiene un papel esencial en la neuroplasticidad, que es la capacidad que tienen nuestras neuronas sanas de adoptar las funciones de otras que se han dañado irreparablemente. Por consiguiente, tener hábitos saludables que te permitan controlar tus niveles de estrés, definitivamente, es una gran ayuda a tu cerebro y para tun salud en general.

REDES:
Instagram: @ATuSalud
YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia
Facebook: ATuSaludEnLinea
Twitter: ATuSaludEnLinea

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x