Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Vargas 20 años después: despilfarro de los recursos y peores servicios públicos

Tras 20 años de la tragedia de Vargas, los problemas de la entidad no han finalizado. Al contrario. El despilfarro de recursos y los servicios públicos cada vez peores son de los peores males que aquejan a Vargas.

“Una cosa son las obras de ornato y otra muy distinta es cómo vive el guaireño”, la aclaratoria la realizó el historiador Rubén Contreras, quien recordó que –por ejemplo- los botes de aguas putrefactas se han convertido en un problema de calamidad pública.

Criticó que “se esté construyendo un estadio y una cinta costera, pero no atacamos los problemas neurálgicos que son los que inciden en que la salud pública se mantenga de manera sana”.

Lamentó que solo en el sector salud no funcionan los servicios ni los baños en el hospital de los Seguros Sociales en La Guaira, así como tampoco en el Periférico de Pariata. “La calidad de vida es que uno pueda acceder a buenos servicios”.

Precisamente, para conocer la realidad del varguense de a pie preguntamos a un grupo si luego de la tragedia su calidad de vida mejoró o empeoró, y esto fue lo que conseguimos.

Sergio Bolívar, habitante de El Brillante, indicó que “todo empeoró porque aquí no hay luz, no hay agua, no hay comida; un desempleo voraz, los comercios cierran porque no tienen ventas. Yo era un tipo que tenía mi negocio y prácticamente quebró”.

Al ser consultado cómo estaba el estado antes de la tragedia su respuesta fue: “Era una maravilla”.

Para Ezequiela Díaz, “antes, a pesar de la tragedia, fuimos muy felices. Y ahora estamos peor. Cada día estamos peor: no hay agua, no hay luz, la comida cada día está cara”.

En tanto que Arnaldo García consideró que después de la tragedia “todo mejoró, hemos sobrevivido y ahí vamos, luchando contra esta dura superinflación, pero por lo menos comemos, tenemos agua, luz; aunque tenemos dos semanas que la luz no se va. Pero ahí vamos, en la lucha”.

José Tovar sostuvo que la calidad de vida del varguense “desmejoró totalmente. Pensábamos que nos iban a ayudar, pero –lamentablemente- desmejoró en todas las condiciones tanto vial como todas las cosas. Estamos todavía luchando contra eso”.

Sobre los servicios básicos como el agua, la luz, el agua, dijo: “Estamos caóticos. Estamos pasando por cosas que anteriormente no se veían. Por lo menos, el agua anteriormente teníamos servicio por tres o cuatro días, pero ahora no. Ahora tenemos que luchar sin eso por dos o tres meses; y la luz que también es escasa”.

¿Dónde están los más de tres billones de bolívares destinados para la reconstrucción de Vargas?

El historiador Rubén Contreras no dudó en asegurar que Vargas podía tener un rostro diferente al que muestra en la actualidad, luego de la tragedia del 99. “Se perdió la gran oportunidad de redimensionar esta región y convertirla en una tacita de plata”.

Comparó, por ejemplo, los recursos que destinaron a Vargas con los que se usaron en Dubai, donde construyeron el único hotel siete estrellas en el mundo hace ocho años y para ello invirtieron 250 mil millones de dólares. “Aquí en Vargas se ha podido hacer mucho más porque los recursos que entraron fueron más de 250 mil millones de dólares”.

Aunque aclaró que no es matemático, sostuvo que tras revisar diferentes documentos, revistas y bibliografía encontró que los primeros recursos que llegaron por concepto de ayuda internacional eran casi 700 mil millones de dólares, según la revista oficial Vargas camino a la transformación editada por el Ministerio de la Secretaría de la Presidencia de la República. “¿Qué no hacemos con eso?”, se preguntó.

“Luego, en la Gaceta Oficial del 2 de febrero del 2000, número 38.811, el Congresillo presidido por Luis Miquilena le aprobó al entonces presidente de Venezuela mil millones de dólares para ser utilizado en obras de reconstrucción a discrecionalidad del mandatario”.

Pero eso no fue todo. Contreras sumó otra gran cantidad de recursos que entregó la Corporación Andina de Fomento, la Unión Europea, los planes programas y paraguas y eso dio un total de 3 billones 649 mil 654 millones 921 mil 74 bolívares. “Son más de tres billones porque hice el cambio de los dólares a bolívares, que para esa fecha era de 590 bolívares por dólar”.

Precisó que si “el Gobierno nacional hubiera utilizado por lo menos un billón de bolívares esto fuera otra cosa”.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados